Las temperaturas extremas pueden afectar a la salud de manera directa, causando golpes de calor y deshidratación cuando son elevadas o congelaciones e hipotermias en caso de frío intenso. Sin embargo, las temperaturas extremas afectan fundamentalmente a la salud de manera indirecta, pues el mayor número de problemas de salud en estas situaciones, se produce como consecuencia del agravamiento de enfermedades crónicas en personas susceptibles, sobre todo en aquellas de edad avanzada.

 

Ciudadanía

Tamaño de fuente
Alto contraste
Share This